Desayuno con diamantes y cena también.

Hace unos meses que hay una parada obligatoria en la calle Uria, y no, no hablo del semáforo. Me refiero al escaparate de la boutique de Suárez en el Corte Ingles.

11128701_10152735907625496_5394167439826787041_o

11187316_10152735907235496_5154621991670530453_o

La semana pasada asistí a la inauguración; un desayuno para la prensa con diamantes y muy buena compañía, todo sea dicho. Allí tuve la oportunidad de conocer de primera mano sus joyas y la suerte de probármelas.

10847617_10153183603660708_1734203702956903353_o

11066631_10153183603820708_5657384033422970678_o

 

Una de las cosas que más llamaron mi atención, imagino que por defecto profesional, fueron los anillos de pedida y compromiso. Al  verlos entran ganas de casarse y si ya está una casada, de volver a pasar por el altar (esperemos que con el mismo).

11143397_10152706138050496_1225352763971580754_o

Algo que es para siempre merece celebrarse como nunca, y un diamante es una buena forma de empezar. No solo por su deslumbrante belleza, también por lo que simboliza. Y eso se nota en la mirada y en las manos de las novias que llegan hasta nuestro atelier en busca del vestido.

Si la mañana empezó bien, la noche no pudo acabar mejor. Un cockatil en Rua Quince, un palacete en el corazón de Oviedo donde latieron las colecciones más emblemáticas de la firma junto con el saber hacer gastronómico de Deloya que siempre es un acierto. Allí me encontré con mucha gente conocida que aprovecharon la ocasión para lucir perlas y demás joyas de la casa.

11133892_10152737675105496_8789929683836811663_o

10275558_10152737674905496_1856049943312240946_o

 

11057460_10152737675365496_611026583417598127_o

11154683_10152737675120496_3258657142033232266_o

 

 

Para mí la historia de amor del día no la protagonizan unos novios que se prometen sino las personas que con su pasión y esfuerzo logran que puedan hacerlo con esas joyas. Me refiero a la familia Suarez que ha vivido, vive y vivirá un idilio que es digno de ponerle letra.

SOLITARIO ORO BLANCO

Aquella noche no me hizo falta dormir para soñar ni a mi pluma tampoco:

 

Donde sea,

cuando sea,

y como sea.

Pero que de ser, sea contigo.

 

 

Emma Baizán

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *